La verdad detrás de un aborto con cytotec

Mucho se habla de las pastillas conocidas mundialmente como cytotec, que se usan como tratamiento para las úlceras y en las últimas décadas han pasado a formar parte de los medicamentos coadyuvantes en la ginecología para el alumbramiento, el aborto espontáneo y las hemorragias postparto. Pero… ¿Qué pasa cuando se utiliza cytotec como método de aborto? A continuación se lo diremos.
El primer paso para utilizar cytotec es acudir a consulta médica donde, tras una valoración que descarte alergias, embarazo ectópico, gestación mayor a las 12 semanas y enfermedades cardiacas se decide que la mejor opción es un aborto por medio de las pastillas cytotec.
El día del procedimiento, se le pide a la paciente llegar en ayunas y no haber ingerido café, tabaco, alcohol ni medicinas que interfieran con el cytotec por lo menos 12 horas antes. A la paciente se le conduce a una sala similar a un quirófano donde todo el mobiliario se encuentra limpio y desinfectado y se le entregan las pastillas cytotec para que sola o con ayuda del personal de la clínica las coloque adecuadamente.
Después de asegurar que las pastillas cytotec están adecuadamente colocadas, se le pide a la paciente que repose con las piernas en alto durante un par de horas, tiempo en que comenzará a experimentar los primeros signos de que el aborto ha comenzado: un dolor intenso en el vientre, acompañado de una hemorragia mayor a la del periodo menstrual.
La paciente puede elegir el tiempo de reposo, se recomienda que permanezca en la clínica de 3 a 5 horas, tiempo aproximado en que la hemorragia es más intensa y posteriormente puede regresar a descansar en su casa con las debidas recomendaciones: utilizar sólo toallas sanitarias, no tampones  para prevenir infecciones, y por la misma razón evitar baños en tina y duchas vaginales; además se le dan las medicinas adecuadas para calmar las molestias en el vientre. A la paciente se le recomienda abstenerse de las relaciones sexuales vaginales durante dos semanas para prevenir infecciones.
La hemorragia, consecuencia del aborto puede durar de una semana a semana y media aproximadamente, y notará que la sangre es de color rojo intenso acompañado por coágulos y tejido color gris oscuro. Con el paso de los días irá disminuyendo el sangrado y el color se tornará café.
Cuando la hemorragia termina, es decir una semana después de la aplicación de cytotec es necesario regresar a la clínica a que el médico haga una valoración de los resultados, verificando que no queden restos de tejido, placenta u otro contenido del útero.
Cabe mencionar que el uso de cytotec no afecta la fertilidad femenina, por el contrario, la ovulación regresa aproximadamente dos semanas después del procedimiento así que es necesario utilizar un método anticonceptivo seguro para evitar el embarazo.